sábado, 17 de octubre de 2009

Santillana del Mar

Esta bonita y mentirosa villa es otra de las visitas que realizamos el primer día. Publicitado como uno de los pueblos más bonitos de España, se pueden encontrar numerosas páginas en las que describen cada una de sus calles e incluso casas en internet, así que me limitaré a contar mis impresiones.

Cantabria17

El pueblo es muy pequeño, por eso resulta llamativo que se concentren tal cantidad de casas con linaje. Aunque ya estábamos en septiembre, había más de 30ºC. Reconozco el mérito (y la paciencia) de posar al sol en las escaleras de la Colegiata románica de Santa Juliana. De ahí parten las dos calles principales del pueblo.

Cantabria11

El tipo de piedra hace que la erosión sea palpable, igual que en la mayoría de las edificaciones de Santillana. Allí no tienen el granito gallego.

 Cantabria12

y pese a que su conservación es magnífica, eso de que entrar en el pueblo es como viajar en el tiempo a la época medieval resulta un pelín exagerado, sobre todo porque está todo tan volcado a la venta de productos típicos, y no tan típicos, que pierde algo de encanto.

Cantabria15 

Hace unos años, cuando volvía con Conchi de hacer montaña en Euskadi, llegamos casi al atardecer, con muchas tiendas cerradas y pocos visitantes y fue una visita más agradable.  Al que esté buscando detalles para ambientar una casa de aldea, en esta tienda se puede perder. Algunos letreros escritos en azulejos no tienen desperdicio.

Cantabria18

Aunque la mayoría de los carteles están en un formato acorde con el entorno, no siempre es así. En este caso no se trata del anuncio de un restaurante de Nyotaimori, este cartel estaba en el escaparate de una tienda de alimentación.

Sin-título

Para nosotros, pese a que hay otros museos (claustro de la Colegiata, Diocesano, Fundación Santillana, Torre del Merino, exposiciones temporales en varias casonas,…), el más interesante de Santillana resultó ser un museo del cual apenas puedo mostrar fotos, ya que, salvo en su parte al aire libre, no permitían tomar imágenes.

Cantabria3 Cómo se están poniendo con los derechos de autor y de imagen, aunque éste es tema para otra entrada, podemos ver a un incauto al que se le ocurrió hacer un par de fotos en el interior del museo:

Cantabria5b

Desde luego aquí no se andan con bromas

Cantabria5

En el pueblo hay muchos restaurantes para comer, con variedad de platos del día: cocido montañés, montañés cocido, moncido cotañés y mil variedades más, y si no pagas…

Cantabria6

Creo que todos los artilugios los trajeron para Santillana cuando los descendientes de Robespierre y sus pupilos de la Ilustración tuvieron que cerrar su parque temático para ir con los nuevos tiempos e instalar Disneyland París.

Cantabria7

La ambientación estaba muy lograda. Hasta el punto de vista de todos los que asistían a las ejecuciones en la plaza.Cantabria8 

Y nada más por hoy… bueno una cosa más, supongo que sabéis por qué le llaman mentirosa a esta villa, no?