lunes, 14 de noviembre de 2011

Depor - Celta

Como todos los domingos que hay partido, nos fuimos por la tarde hasta Coruña. Pero esta vez no era un partido cualquiera. Somos tan generosos que, al ver a los pobres celtarras año tras año en segunda sin poder disfrutar del derbi, decidimos dar un corto paseo por la Liga Adelante para que pudieran venir a hacernos una visita. Nuestros asientos están muy cerca del lugar donde ubican a los seguidores del equipo visitante y normalmente vienen pocos, pero esta vez se presentaron en Riazor unos 3.000, con sus banderas portuguesas, bufandas antidepor y resto de parafernalia. Las fotos están hechas con una pequeña compacta.
Celtarras
Antes del partido ya hubo el típico intercambio de muestras de amistad con los aficionados celestes.
Saludos 2
Animar, hay que reconocer que animaron mucho, pero no deben tener todavía muy claro cual es su cometido, pues se pasaron el partido animando al Valencia, al Alavés, e incluso a una fabulosa especie autóctona gallega, algo así como “¡¡¡Porco Celta oé!!!” o parecido (dicción lo que se dice dicción, no la tenían muy buena los pobres). El comportamiento fue lo normal en estos casos (me he traído un mechero de recuerdo, obsequio muy amable de un celtarra cuando les estaba haciendo fotos). Eso sí, antes del partido, un descerebrado nos  tiró una botella que cayó en los asientos que había entre esta señora y yo.
Valientes
El ambiente, el típico de las grandes noches. Antes de entrar el Depor, desplegaron su tifo los Riazor Blues, espectacular. Y 35.000 personas animando con bufandas al aire, también.
Tifo1
Tifo2
Comenzó el partido.
Partido
Y el primer gol llegó enseguida, llevando la locura a las gradas.
Ambiente 1
Incrementando también las muestras de amistad con nuestros vecinos del sur.
Saludos 1
Cuando el Vigo empató, se les vio muy creciditos, perdiendo como suelen perder en estos casos los papeles, envalentonándose y empezando a tirar cosas a Preferencia Inferior, por lo que tuvieron que desalojar una zona.
Vacío
Pero poco les duró la alegría, con el golazo de Lassad. Y enseguida, el final. Hay quien le llama a esto deporte pero, al menos para mí, es ante todo un espectáculo. Solo después de un gran espectáculo se te queda una cara así :-)
Brais