viernes, 11 de diciembre de 2009

Un buen día

La vida es navegar en un océano de mierda, salpicado por pequeñas islas de felicidad. Aprender a reconocer cuando arribas a una de ellas, ayuda a soportar la navegación.

Hoy estuve en una de esas islas. Sol, calor, el trabajo bien repartido, sin agobios, con la gente de buen humor… incluso tuve tiempo de darme un pequeño baño, las condiciones del mar no ayudaron mucho pero es que tampoco hay que esperar que todas las islas sean unas Seychelles.

Al salir del agua no hacía nada de frío, por lo que me quedé un rato haciendo fotos a la fuente que hay en la tarima de Nemiña.

Para este finde espero que el trabajo me permita algo de tiempo, que parece que viene un buen baño.