lunes, 28 de mayo de 2012

Dudas, dudas, dudas…

¿por qué cuando pido dinero a un banco debo mostrar hasta los granos que tengo en el culo y un banco pide dinero al Estado y no solo no tiene que presentar antes sus cuentas, sino que cuando después las presenta son falsas y no pasa nada?
¿por qué si yo, cuando pido dinero a un banco, tengo que emplearlo en aquello para lo que lo pido y los bancos reciben ayudas que emplean en lo que le sale de los cojones, como por ejemplo comprar deuda del país que emite esa deuda para evitar que quiebren esos mismos bancos?
¿por qué yo si pido dinero a un banco tengo que devolverlo y los bancos reciben ayudas del Estado que no van a devolver?
¿por qué si yo no cumplo con mis obligaciones con un banco, aunque sea por una causa ajena a mi voluntad, caen como urracas sobre todo lo que yo tengo y si un banquero provoca pérdidas millonarias incluso a sabiendas, no responde con sus bienes?
¿por qué si se me ocurre vender a alguien un vaso con un agujero en el fondo me procesan por estafa y los bancos han vendido millones de esos vasos impunemente? 
¿por qué yo debo responder con otros bienes que avalen lo que pido y en cambio un banquero no necesita ningún patrimonio con el que responder particularmente de sus posibles tropelías para que se le permita ejercer como tal?
¿por qué yo no puedo comprar algo si no tengo dinero y sin embargo los bancos pudieron prestar dinero que no tenían y aquí no pasó nada?
¿por qué no empezamos a quemar los coches, casas, yates y otras zarandajas de los banqueros para ver si aprenden?
Y sí aún así no aprenden… ¿por qué no quemamos a unos cuántos banqueros para ver si el resto captan el mensaje?
Es más, como parece que nuestros políticos son autistas y tampoco se enteran de mucho, podemos aderezar el asado de banquero con unos torreznos de consejeros andaluces o valencianos, acompañados de picadillo de Miguel Ángel Fernández Ordóñez, MAFO para los amigos, así, para abrir boca.
Arreglar no creo que se arregle nada, pero seguro que da un gustito...