viernes, 11 de mayo de 2012

Sabor a mar

Por fin hoy pasamos de los 20 grados!!!!  Y para celebrarlo, nos fuimos hasta el bar Playa de Lires a picar algo.
1
Cuando llegué a vivir a la Costa da Morte, me llamaba la atención la diferencia que aquí se hace entre navajas y longueiróns. Al oír hablar de esa diferencia, para mí decía “ya será menos, son las navajas de toda la vida”... hasta que los probé. No me preguntes si es otra especie, si es el mar, si eu que carallo sei, pero los longueiróns son más tiernos y suaves, saben a mar pero no empalagan, te llenan pero a la vez te apetecen más, no tienen ni punto de comparación. Pedimos una ración y ohhh, qué desilusión, no les quedaban. Así que pedimos otros pinchos y disfrutamos de la puesta de sol.
2
Cuando ya apenas quedaba luz, apareció un mariscador con un capazo de longueiróns recién cogidos del fondo del mar. Todavía esperamos un rato hasta que les purgaron la arena y dimos cuenta de ellos cuando el sol ya había caído en el horizonte. Qué cerca estuvimos entonces del paraíso.
3