martes, 28 de mayo de 2013

O camiño dos faros: de Ponteceso a Laxe

Es una ruta de 200 km que une Malpica con Fisterra. Este domingo fue la etapa entre Ponteceso y Laxe. Y no, no son 10 km, eso es por carretera, pero los trasnos marcaron un camino “diferente”.

Pronto dejamos el asfalto y empezamos a transitar por zonas más agradables

Y llegamos al estuario del Anllóns

Por momentos amenazaba con cubrirse.

Pero al final el día se portó bien con nosotros.

En el estuario nos estaba esperando José Luis Rabuñal, que nos explicó de forma muy amena la importancia que la desembocadura del río Anllóns tiene para las aves.

Es uno de los ornitólogos de campo  más importante de España y su conversación trasmite la pasión que siente por la ornitología. Cuando hacemos una ruta, al acabar el día, siempre hablamos sobre lo que nos gustó más a cada uno, y tanto para Brais como para mí, éste fue el mejor momento de la jornada.

Pero estábamos al inicio de la ruta y había que seguir adelante.

Iniciamos la subida hacia a Cibdá, el castro que hay en Borneiro, y lo hicimos por una ruta balizada entre molinos de agua.

Sobre la una del mediodía llegamos al castro.

Allí comimos y descansamos un rato.

Incluso hubo quien aprovechó para desconectar las piernas y darles un descanso.

Reanudamos la marcha.

Para dirigirnos hacia...

Yo no había vuelto a verlo desde que llegué a trabajar a esta zona, hace ya 20 años y el entorno está muy cambiado.

En aquel entonces recuerdo saltar una pequeña valla y meterme dentro del dolmen. Ahora eso ya no se puede hacer, pero en cambio hay un centro de interpretación donde te ofrecen mucha información.

E incluso hay una reproducción del interior del dolmen, con sus pinturas rupestres.

Vale la pena visitarlo, pero ahora quedaba por delante la cota máxima de la ruta, y hacia allí fuimos en fila de a uno.

Arriba las vistas son espectaculares.

Y ya se podía ver el objetivo final del día, Laxe.

La parte más alta era bastante reducida, por lo que había que ir turnándose para alcanzar toda la vista alrededor.

Ahora iniciamos la segunda parte de la ruta, bajando ya en dirección a Laxe.

La bajada es en un terreno muy cómodo y sombreado.

En esta zona es raro encontrarse con eucaliptos tan desarrollados, supongo que porque los cortan antes. Éste es un afortunado superviviente.

El día estaba cada vez más luminoso

Y al llegar a la playa de Rebordelo (?) algunos participantes en la ruta decidieron pegarse un baño.

Aquí hicimos una parada para merendar, mientras buscábamos la señal que indicaba en qué dirección seguía la ruta, porque no estaba nada visible.

Al salir de la playa hacia el último tramo de la ruta, hay una cuesta muy empinada. Seguro que más de uno pensó en engancharse al motorista.

Y por fin, casi 30 km después de iniciada la ruta, llegamos a Laxe.

Una buena jornada, con paisajes chulos (aunque es una pena que este tramo del "camiño dos faros" no discurra más por la costa), con un ambiente excelente y buena compañía. ¿Qué más se puede pedir? Desde luego recomiendo la experiencia y, siempre que tenga ese día libre, pienso participar en las próximas etapas.