miércoles, 31 de diciembre de 2014

Feliz 2015


Por una vez, y sin que sirva de precedente Conchi se vino con la cámara a Nemiña y me hizo esta foto. Las olas eran de muy mala calidad, pero el 31 de diciembre lo de menos es que haya olas. El año hay que despedirlo como es debido.

Además, si después del baño comes en un restaurante con semejantes vistas... ¿qué más se puede pedir?

Pues por ejemplo, que faltase el parto de rigor en fin de año. Pedir no lo pido, pero total... nunca falta a la cita. Esta vez salió todo muy bien. 

Para los que os acercáis por aquí de vez en cuando, un deseo de que en este 2015 se hagan realidad los propósitos con los que iniciáis el año. ¿Cómo lograrlo? No me gusta dar consejos, pero sí puedo decir cómo lo afronto yo: confiar en lo que hago, tener humildad ante los errores y esforzarme al máximo en todo lo que emprendo. Si lo cumplo, no importa el resultado, sino que al acabar el año estaré contento porque podré decir que he recorrido como quería este camino. 
 ¡¡¡¡¡¡ Feliz 2015!!!!!!