miércoles, 14 de enero de 2015

3 6 5 CATORCE

Cuaderno de bitácora. 

Día 3º postinvasión.

Después de tantos años sin sufrir sus consecuencias, no estábamos preparados para la invasión de los virusinos. Se han introducido hasta lo más profundo de nosotros. Dolor es sinónimo de existencia ante las sucesivas conquistas que hordas de gripanos van logrando. Por primera vez en mi dilatada existencia he probado las mieles amargas de un doble estornudo.

A pesar de la resistencia que oponemos, ayer ha caído el benjamín. Solo queda un último bastión, la heroína que mantiene la casa en pie, lava, plancha, cocina, compra y nos permite no sucumbir definitivamente.

Si este cuaderno cae en manos de algún feisbucano, ruego que lo comparta para que se pueda conocer el proyecto 3 6 5, pues dado su origen bloggeriano, los dirigentes de Feisbuklandia cortan la distribución orgánica de cualquier mensaje con dicho origen, pretendiendo el pago de una cuota para su distribución. Idéntica petición elevo a los twiterenses de la República de Cotillas.

Ya están ahí de nuevo, siento como avanzan, los tendones crujen, los órganos se dilatan, el pulso se dispara, no hay esperanza...