martes, 12 de mayo de 2015

3 6 5 CIENTO TREINTA Y DOS

Hoy estuve en As Pontes en la primera preboda de la semana y, además de pasar una tarde divertida con una pareja y su pequeño, cuando ya nos marchábamos no pude resistir la tentación de parar a fotografiar las máquinas que empleaban en la mina de carbón.
Es una pena que a su alrededor estuviese todo vallado, porque dan para pasar allí un día entero fotografiándolas. Además así evitaba que me tomasen por un chalado, subido al quitamiedos haciendo equilibrios o levantando el teleobjetivo con un monopié por encima de la valla. Pero en este país los que mandan son como Buzz Lightyear, les encanta vallar todo lo vallable hasta el infinito y más allá.