martes, 7 de julio de 2015

3 6 5 CIENTO OCHENTA Y OCHO

Esta playa de origen volcánico daba la impresión de estar paseando por Marte, sensación que hubiese aumentado si llego a incluir en la composición unos cuantos anglosajones espatarrados un poco más a la derecha, intentando dar tono gamba a su piel traslúcida. Pero en mi blog las escenas bizarras no tienen cabida, así que decidí dejar solo el paisaje.