lunes, 5 de octubre de 2015

3 6 5 DOSCIENTOS SETENTA Y OCHO

Después de una comida copiosa... la siesta no es siesta, es una pesadilla.