sábado, 28 de noviembre de 2015

3 6 5 TRESCIENTOS TREINTA Y DOS

La Stasi, el Ministerio para la Seguridad del Estado fue una de las creaciones de la República Demócrática (jajajajaja) Alemana. Ya por entonces había en los aparatos de poder gente dedicada a pervertir el lenguaje para engañar a los bobos, dispuestos a comulgar con ruedas de molino con tal de oír lo que les gusta escuchar, aunque no se parezca en nada a la realidad. 
Ahora se llaman politólogos, y siguen enseñando a los políticos a disfrazar sus intenciones. Y el resto, no aprendemos.