lunes, 28 de diciembre de 2015

3 6 5 TRESCIENTOS SESENTA Y DOS

Después de tanto tiempo sin llover fuerte de verdad, hasta las fuentes se asustan.