jueves, 31 de diciembre de 2015

3 6 5 TRESCIENTOS SESENTA Y CINCO

Con esta imagen del día de año nuevo, termina el proyecto 365. Puede parecer una tontería, pero pensar todos los días en qué foto subir tiene su miga. Lo bueno es que creo que la exigencia de subir diariamente una foto (que salvo excepciones por problemas de trabajo o de salud, fui cumpliendo bastante bien) seguro que me ha permitido mejorar mis capacidades como fotógrafo, que era la intención con la que comencé hace ahora un año.


Robert Frost en “Te road not taken” dice:

“Dos caminos se bifurcaban en un bosque y yo 
yo tomé el menos transitado 
y eso hizo toda la diferencia”. 


De momento a mí me ha tocado recorrer caminos muy distintos entre sí pero siempre transitados.  Sin más brújula ni mapa que lo aprendido al recorrerlos, la vida consiste en decidir qué dirección tomar ante cada cruce que aparece.

Quién sabe si el futuro me depara encontrar alguna senda todavía virgen, pero sentándome no voy a hallar ninguna, así que un nuevo año... un nuevo propósito.