domingo, 1 de noviembre de 2009

Uno de noviembre

Hoy, día de Todos los Santos, quiero recordar a mi padre. Se fue hace ya 10 años por un jodido cáncer que parecía ya superado, pero su recuerdo es lo que permite que siga viviendo en nosotros.

Gracias por todo los sacrificios que realizaste, junto con mi madre, para que mi hermana y yo pudiésemos estudiar.

Gracias por darme la libertad absoluta de decidir lo que quería hacer con mi vida.

Gracias por ser tan comprensivo cuando, con la inexperiencia de la juventud, me metía donde no debía.

Gracias por inculcarme unos valores que, básicamente, sigo considerando como aquellos que deben guiar mi comportamiento en la vida.

Ojalá llegue un tiempo en que nos encontremos de nuevo; eso sí, espero que ese tiempo se demore algo más, al fin y al cabo, si la vida tiene algún sentido, nos queda la eternidad ;-)

Mi-padre