sábado, 19 de diciembre de 2009

Cueto Arbás (2007)

Pano 3Esta es  una ascensión ideal para iniciar a niños en el senderismo de montaña, incluso en invierno, siempre que se adopten las precauciones debidas.

Las fotos corresponden a dos visitas distintas, en la primera apenas había nieve y fui yo solo. Las imágenes están escaneadas a partir de negativos en mal estado, ya que entraba un poquito de luz en una cámara que había comprado de segunda mano. En la segunda visita, vinieron Brais y Conchi, pero como en el cordal había ventisca, no subimos a la cumbre.

Es la primera montaña de la Cordillera Cantábrica que, empezando por el Oeste, alcanza los 2000 metros. Pierde parte de su atractivo por tener situada en sus faldas la estación de esquí de Leitariegos, pero en esta ruta apenas se toma contacto con las instalaciones de la estación.clip_image002[4]

La Reserva Natural del Cueto Arbás está incluida en el Parque Natural de las Fuentes del Narcea y del Ibias. Se trata de un anfiteatro delimitado por cordales de montaña, y abierto al Este por el cauce del río Naviego, tributario del Narcea. La Reserva incluye la cuenca de tres arroyos que vierten a dicho cauce. El hecho de que se situe entre los 800 m de la confluencia de los ríos Molín y Naviego y los 2007 del Cueto Arbás provoca un paisaje propio del modelado glaciar. Los valles son amplios y abiertos, con circos y cubetas de excavación glaciar que a menudo albergan lagunas y áreas turbosas. Aparecen además aristas glaciares y depósitos morrénicos que conforman una de las mejores representaciones del modelado glaciar en las montañas del occidente asturiano.

La ascensión comienza en el puerto de Leitariegos. El itinerario parte detrás de la Posada de los Arrieros, dejando una capilla y una fuente a la derecha. Salen dos pistas. Se coge la de la izquierda, que en suave ascenso, se dirige al telesilla que se avista al fondo. A escasos metros del telesilla, giramos a la derecha en dirección a un repetidor, por un camino ancho

clip_image002Dejamos las antenas a nuestra izquierda y seguimos ascendiendo, hasta alcanzar Los Chagunachos, (pequeñas charcas situadas bajo la Laguna de Arbás) donde hay un área recreativa. Continuamos por el camino hasta llegar a la Laguna de Arbás.

Pano-2

Dejamos a nuestra derecha la laguna, viendo frente a nosotros el Pico Rapao, hacia el que ascienden dos canales. Cogemos la que se sitúa más a nuestra izquierda (la que a simple vista se observa más sencilla) y ascendemos hasta llegar a un falso llano con una vaguada enfrente.

Aquí podemos subir en línea recta primero por la vaguada hacia la cresta para después girar a la izquierda hacia el collado de la Fanetina (desde abajo, con atención se observa en la línea de horizonte que delimita la cresta el mástil de un indicador de la ruta, situado justo en dicho collado. Otra opción es desviarnos ya hacia la izquierda en el falso llano, para coger un sendero poco marcado que nos lleva por la ladera, ascendiendo más progresivamente hacia el collado de la Fanetina.

clip_image006

Una vez en el collado, continua la marcha por la cresta, que divide Asturias de León (dejando a nuestra espalda el Pico Rapao). Atravesadas unas camperas (Fana pequeña primero y Fana grande un poco más allá), se sigue ascendiendo por la cresta hasta llegar a la cumbre.

clip_image008

Cumbre del Cueto Arbás. Tiene una caseta, unas antenas y es vértice geodésico. Podemos observar hacia el NO la Sierra del Cabril, al E, ya en Somiedo, el Cornón y más lejos el Macizo de Ubiña, al O la cima del Caniestas.

clip_image010 

El día que fuimos todos, nos quedamos en los alrededores de la laguna. En las zonas con algo de agua, Brais avanzaba de maravilla.

Pero cuando aparecía el hielo, comenzaban las dudas…

Y las caídas. Lo que no se puede negar es que se lo tomaba con buen humor.

Mientras ellos jugaban en la nieve

Pano 4 Probé a subir por varias canales

Y en casi todas se puede acceder fácilmente a la cresta que lleva a la cumbre

Aproveché para mostrarle a Brais cómo se realiza una autodetención, aunque él no se animó a probar.

Al final, aunque ese día no subimos a la cumbre, lo pasamos muy bien.