miércoles, 8 de septiembre de 2010

Una tarde por el casco antiguo de Oviedo

Como ya dije en una entrada anterior, justo después de ver desfilar en Coruña a mi cuñado y su Cohors III Lucensium (tema que dará para otro post) nos fuimos hasta Oviedo por unos asuntos ajenos a las vacaciones y aprovechamos para pasear por el casco antiguo.
 Calle3
Hacía ya bastantes años que no iba a Oviedo y como principal cambio encontré que las casas ya no están cubierta de hollín. Según Conchi había una corriente de opinión en contra de que se limpiase ese tono negro de los edificios, recuerdo de una Guerra Civil que nunca debería repetirse. Supongo que hay otras formas más efectivas de recordarlo, así que me alegro de que hayan realizado un lavado de cara a la ciudad.
 Calle1
El centro de Oviedo tiene bastantes calles peatonales, con edificios del siglo XIX muy bien conservados y repleta de esculturas. Cerca de la Maternidad “duplicada” de Botero, se puede encontrar una escultura muy sugerente, “La Pensadora” de José Luis Fernández. Qué bello ver una mujer callada… incluso parece que se contagia ;-)
 Escultura Conchi
Comimos en una terraza de una de las calles que da a la catedral. El aspecto inicial del sitio era correcto, pero que te atienda un camarero con unos vaqueros rotos con los bajos arrastrando por el suelo y una camiseta heavy negra con misteriosos tonos claros por el medio resulta extraño hoy en día con la competencia que hay en hostelería, pero si además pone el dedo dentro de la fuente de fabada cuando te la sirve ya no es extraño, sino marrano. Al menos la fabada estaba buena (sustancia sí que tenía…).
 Calle2
La Santa Iglesia Basílica Catedral de San Salvador (como siempre, los asturianos tan rimbombantes) es como todas la catedrales, una maravilla. Básicamente de estilo gótico, tiene partes prerrománicas, románicas e incluso el remate de la torre es renacentista. Entrar en una catedral nunca me deja indiferente. Su luz, su olor, su sonido, todo invita a recogerse en uno mismo y rezar. 
 Catedral
Los canteros de entonces eran artistas artesanos (¿vale así Conchi?) con una gran sensibilidad. El claustro, de estilo gótico, está bellamente decorado. Al hacer esta foto aún no sabía que en Lisboa me iba a encontrar uno de los monumentos que más me han impresionado en mi vida, pero  eso queda para otra entrada.
 Arco Claustro
No siempre lo que hacían buscaba la belleza, a veces se adelantaban al futuro diseñando personajes innovadores, incluso es posible  que unos cuantos siglos después inspirasen a Matt Groening para dibujar a los Simpson.
Simpson
Me gustó ver el Santo Sudario; creer o no en su veracidad pertenece a la fe que cada uno tenga ante los datos de los que se dispone, pero que la catedral de Oviedo guarde el paño que, dicen, cubrió el rostro de Jesucristo y recogió San Pedro junto a la Sábana Santa en la tumba vacía es, al menos, algo original, ya que clavos o trozos de madera de la cruz de Cristo hay tantos que la cruz del Valle de los Caídos debe ser una reproducción en miniatura de la original. Claro está, no permiten ni fotografiarlo ni casi verlo con los reflejos del cristal que lo protege, así que le saqué una foto al exterior de la Cámara Santa aunque fuese desde un ventanuco. Se observa que aun quedan zonas con hollín pendientes de futuras limpiezas.
Ventanuco
Aquí tenemos al Príncipe Valiente. Bueeeno, vale, es Alfonso II el Casto, un rey asturiano con bastante relación con Galicia, ya que es durante su reinado cuando se descubre la tumba del Apóstol Santiago en Compostela. Lo de Casto le viene porque aunque se casó una tal Berta, nunca mantuvo relaciones íntimas con ella, lo cual unido a su pose y atuendo, creo que lo facultaría sobradamente para desfilar el 28 de junioRey Asturiano
En esta pared se puede ver el efecto de una erosión muy particular, la causada por los disparos realizados en la Guerra Civil; al menos esa es la explicación de mi suegra, fuente muy fidedigna (más me vale reconocerla como tal).
Balas
En el Campo de San Francisco había una exposición de esas que tanto le gustan a los políticos. Pongo la mano en el fuego a que seguro que en su inauguración salió la frase “sacar el arte a la calle” o “aproximar el arte a los ciudadanos”.
Cristo
Recuerdo que en este parque, en mi primera visita a Oviedo (cuando fui seleccionado como jurado del Festival Internacional de Cine de Gijón), con 12 años, sufrí el ataque de un pavo real. Si el pobre aún viviese seguro que se acordaría de la patada que le di cuando se abalanzó sobre mí, atravesando el palco de música en el que Suso y yo lo fuimos acorralando para que comiese el pan que le ofrecíamos y que tan groseramente rechazaba.
Balcon
Esta casa está situada en la plaza del Fontán, una plaza porticada muy bien rehabilitada.Balcon 2 
Pasear por el casco antiguo de Oviedo, lleno de rincones agradables, edificios decimonónicos de gran porte, multitud de esculturas y zonas antiguas muy bien rehabilitadas, fue un placer que recomiendo a cualquiera. Eso sí, antes de sentarte en una terraza a comer, fíjate en sus camareros.