martes, 31 de agosto de 2010

C´est fini

Pues sí, se han acabado. A partir de ahora, tengo que eliminar las ciones, y dedicar la mayor parte de mi tiempo a las vacas.

Al principio de las vacaciones me encontré en Oviedo con una preciosa escultura de Botero: La Maternidad

Oviedo  Botero

Oviedo  Botero 2

Y al final de las vacaciones, el último día que estaba en Lisboa, me encontré con una preciosa escultura de Botero: La Maternidad (¡eh! ¿dónde he leído esto antes?)

Lisboa Botero

Tras encontrarme con la misma escultura (pátina portuguesa aparte) me entra una duda razonable: ¿qué diferencia hay entre artista y artesano?

Siempre pensé que una de las diferencias fundamentales entre un artista y un artesano estribaba en que el primero crea obras únicas, mientras el segundo las realiza en serie. Hay otras interpretaciones; como que el fin principal del artista son la estética y la comunicación y el del artesano la utilidad práctica; o que el primero tiene como motor el espíritu creativo y el segundo sigue un canon formativo tradicional; o que el artista crea mientras el artesano reproduce. Se mire por donde se mire, al final siempre hay un poso de exclusividad en la actividad del artista frente al artesano. 

El caso es que Botero tiene la misma escultura en dos ciudades distintas, y eso me desconcierta un poco. ¿Será que hizo una oferta a los concejales de urbanismo de las dos? ¿En el contrato de compra se les olvidó poner la clausula de exclusividad? ¿Habrá más “La Maternidad” desplegando su abundante hermosura por el mundo?  En internet solo encontré referencia a las dos con las que me encontré en mis vacaciones, pero quién sabe.

Con todo esto no pretendo descalificar la escultura, que además me gusta mucho, simplemente me llamó la atención que mis vacaciones empezaran y terminaran con Botero. ¿Será que los hados me están planteando un cambio de actividad? ¿O solamente me advierten que estoy engordando?