martes, 7 de agosto de 2012

Un atardecer en el Rostro

 

Hoy por la tarde, al acabar el trabajo recogí a Conchi y nos fuimos a dar un paseo. Aunque estaba nublado, al llegar a la playa comenzaron a abrirse claros y quedó un atardecer precioso.

Conchi