miércoles, 30 de enero de 2013

La meteorología y los meteorólogos

Yo pensaba que vivía en un pequeño rincón del noroeste español, pero no, por lo que oigo en las noticias estoy equivocado, porque solo así puedo entender que lleven tres días diciendo en los partes meteorológicos que hay un anticiclón sobre España y que no se están registrando precipitaciones. Por lo menos aquí, en el desconocido (para ellos) sitio donde vivo, empezó a llover el lunes por la tarde, pasaron 48 horas y todavía no ha parado ni un solo minuto.

IMG_3108-2

Cuando aparecen estos sucesos paranormales (que no sé por qué le llaman paranormales si sólo le ocurren a gente rara) me planteo si debo llamar a Iker Jiménez para que investigue el universo paralelo en el que vivo, o es que simplemente este es un universo para lelos, o no sé ya que pensar, porque a ver, todavía entendería que un tío en Madrid, entre mirada y mirada a su ombligo, no se le ocurra mirar cualquier webcam de la Costa da Morte en tiempo real para darse cuenta de que aquí NO HACE SOL, coño, que aquí llueve y lleva lloviendo 48 horas sin parar.

Lo entendería, que para eso es de la capital, pero que en Meteogalicia hablen de “lluvias débiles” para después justificar su calificación con los datos de litros recogidos en Cospeito darrriba, no lo entiendo; yo lo que sé es que desde las inundaciones del 2000, que por cierto no previeron en ningún parte meteorológico, nunca cayó tanta agua en esta esquinita. Y ojo, que yo también tengo mis referencias objetivas: el río que pasa bajo mi ventana nunca llegó tan alto desde que lo encauzaron después de las inundaciones. No sé, quizás es que esté equivocado y no llueva y lo que pasa es que hay un cabrón que me persigue con una manguera conectada a un compresor y lo dirije hacia el parabrisas de mi coche y, cuando me bajo, me apunta a la cara con una puntería...

IMG_3105

Y eso por no hablar de dónde coño miden la temperatura, porque si uno se para a ver los históricos de temperaturas que ellos publican, aquí nunca baja de 0 ºC, pero muchas mañanas en invierno (de esos inviernos de antaño, cuando no llovía) me encuentro con charcos con una capa de hielo en su superficie, o cuando la cota de nieve del Instituto Nacional de Meteorología es entre 100 y 200 metros más baja que la de Meteogalicia para el mismo lugar, o cuando la velocidad máxima registrada del Hortensia,  Klaus o cualquier ciclón extratropical que ya pasó va disminuyendo año tras año para que el último sea el máximo, o cuando se acerca un temporal ahora le llaman ciclogénesis explosiva, que ese nombre da más audiencia y eso es pasta gansa, o cuando…

Para recuperar un poquito su credibilidad y saber lo que podemos esperar de una ciencia tan inexacta, lo menos que deberían hacer, además de flagelarse ante la tele cada vez que fallan (eso sí que daría audiencia ehhh), sería que pasaran a emitir los partes a la hora adecuada, de madrugada, entre el 806 de la bruja Esmeralda y las enfermedades embarazosas, ahhh, y que le cambien el nombre, adaptándolo a la esencia intrínseca de la materia: Meteoráculo estaría bien o incluso Meteoromancia, por aquello de que suena mejor.

IMG_2020