lunes, 3 de febrero de 2014

Tiempo de temporales

Este año parece que no hay descanso, las borrascas son muy profundas, el anticiclón de las Azores no se mueve de las Islas idem, el jet strem hace que alternen semanas templadas con otras muy frías, y un temporal tras otro tenemos que aguantar la lluvia y el viento casi todos los días. 

Hasta este año si el trabajo me dejaba un hueco, paraba para hacer alguna foto. Ahora ya somos dos en casa los aficionados a salir a la intemperie; poco a poco Conchi se va enganchando a pegarse mojaduras y papar frío y cuando el temporal se arrima.

A veces no tengo más remedio que adaptarme y parar en un sitio que me parece bueno cuando paso en el recorrido y no puedo esperar al que pienso que puede ser el momento óptimo.

Pero también tengo la ventaja de que paso por el mismo sitio tantas veces, que cuando hay un cambio, enseguida me doy cuenta, como en la playa de Lourido. Allí el mar se está comiendo en poco tiempo, temporal tras temporal, lo que el viento fue acumulando durante años para formar unas dunas con vegetación que siempre me parecieron espectaculares..

¿Y Nemiña? Pues Nemiña de momento sigue en su sitio, aunque la playa cambia de forma cada día.