lunes, 27 de abril de 2015

3 6 5 CIENTO DIECISIETE

Hoy por fin llegué a tiempo a Nemiña antes de que se hiciese de noche. No es que fuese un gran baño, pero hacer un tubo después de tanto tiempo sin poder entrar al agua se disfruta el doble.  Y si además, al salir, estaba esperando la foto de hoy... ¿qué más se puede pedir?