jueves, 30 de abril de 2015

3 6 5 CIENTO VEINTE

Esta semana nos dejó una de las personas que conocí cuando empecé a hacer surf, no hace tantos años. Un tío muy abierto, alegre y aunque me tomaba el pelo de vez en cuando, siempre tenía una palabra amable cuando yo era casi un intruso novato en ese mundillo. 

Me da la impresión de que siempre hizo lo que le apeteció hacer en cada momento, con libertad y sencillez. Recuerdo que me lo encontré en Lugo en el 2011, en el Arde Lucus, donde había montado tranquilamente una tienda de campaña en uno de los parterres de la Plaza Mayor, detrás de unos puestos de artesanía. De aquel día es esta foto que rebusqué en el archivo de fotos sin procesar cuando me enteré de su fallecimiento. 

Hasta siempre David Rueda.