jueves, 11 de junio de 2015

3 6 5 CIENTO SESENTA Y DOS

Ufff, menos mal que me di cuenta antes de que le echase la boca, que nos quedábamos sin la cena.