viernes, 12 de junio de 2015

3 6 5 CIENTO SESENTA Y TRES

Un mito que ya escuché alguna vez en las bodas y que no hace falta llamar a los cazadores de mitos para desmentirlo es el cuento de que las palomas hinchan al comer el arroz que tiran los invitados en las bodas y después explotan. Eso es más falso que un regalo de tu banco. 

Si las palomas (y resto de aves granívoras) explotasen al comer grano de cereal crudo, dar un paseo por el atrio de una iglesia en verano o  por el campo en la época de siembra sería un espectáculo de pirotecnica que yo nunca vi. Supongo que se llaman granívoras por algo ¿no? ¿O es que en la naturaleza las palomas cocinan el grano antes de comérselo? 

Otra cosa es que haya listillos que se inventan lo que sea con tal de no dar un pase de escoba después.