jueves, 15 de abril de 2010

La primavera la sangre altera…

y no sólo la humana; si no que se lo digan a las vacas, que no me dejan tiempo libre, y el poco que tengo, se lo dedico a la Administración del Estado y sus secuaces, salvo que haya baño, en cuyo caso la Agencia Tributaria puede esperar… que el plazo acaba el día 20.

El problema es el platazo que hay los dos últimos días, cada vez que paso por la costa, en vez de ver el mar me parece estar viendo el lago Titicaca.

Así que acudo a alguna foto de archivo para actualizar el blog; como esta pano casera, a partir de tres fotos en papel, escaneadas. La tomé desde la cumbre de Peña Ubiña (2417 m) en una preciosa mañana de primavera.

Pano Ubiña